3 Tale el SEÑOR todos los labios lisonjeros; la lengua que habla grandezas,