4 Haz volver nuestra cautividad oh SEÑOR, como los arroyos en el austro.