23 El es el que en nuestro abatimiento se acordó de nosotros, porque para siempre es su misericordia;