9 En cuanto a la cabeza de los que me cercan, la perversidad de sus labios la cubra.