8 Al SEÑOR he puesto siempre delante de mí; porque estando El a mi diestra, no seré conmovido.