2 El deseo de su corazón le diste, y no le negaste lo que sus labios pronunciaron. (Selah.)