5 Aborrecí la congregación de los malignos, y con los impíos nunca me senté.