3 Mientras callé, se envejecieron mis huesos en mi gemir todo el día.