2 Echa mano al escudo y al pavés, y levántate en mi ayuda.