4 Sean avergonzados y confundidos los que buscan mi alma; vuelvan atrĂ¡s, y sean avergonzados los que mi mal piensan.