17 Y no escondas tu rostro de tu siervo; porque estoy angustiado; apresúrate, óyeme.