33 Porque el SEÑOR oye a los menesterosos, y no menosprecia a sus prisioneros.