16 Su trabajo se tornarĂ¡ sobre su cabeza, y su agravio descenderĂ¡ sobre su mollera.