8 Sea llena mi boca de tu alabanza, de tu gloria todo el día.