12 He aquí estos impíos, sin ser turbados del mundo, alcanzaron riquezas.