23 No olvides las voces de tus enemigos; el alboroto de los que se levantan contra ti sube continuamente.