37 pues sus corazones no eran rectos con él, ni estuvieron firmes en su pacto.