5 No tendrás temor de espanto nocturno, ni de saeta que vuele de día;