9 Porque tú, oh SEÑOR, eres mi esperanza; y al Altísimo has puesto por tu habitación,