8 no endurezcáis vuestro corazón como en Meriba, como el día de Masá en el desierto;