18 Después alcé mis ojos, y miré, y he aquí cuatro cuernos.