1 Oh LĂ­bano, abre tus puertas, y queme fuego tus cedros.