4 Vino, pues, a mí palabra del SEÑOR de los ejércitos, diciendo: