Eclesiastés 4:7-12

La unión hace la fuerza

7 Me fijé entonces en otro absurdo en esta vida:
8 vi a un hombre solitario, sin hijos ni hermanos, y que nunca dejaba de afanarse; ¡jamás le parecían demasiadas sus riquezas! «¿Para quién trabajo tanto, y me abstengo de las cosas buenas?», se preguntó. ¡También esto es absurdo, y una penosa tarea!
9 Más valen dos que uno,porque obtienen más fruto de su esfuerzo.
10 Si caen, el uno levanta al otro.¡Ay del que caey no tiene quien lo levante!
11 Si dos se acuestan juntos,entrarán en calor;uno solo ¿cómo va a calentarse?
12 Uno solo puede ser vencido,pero dos pueden resistir.¡La cuerda de tres hilosno se rompe fácilmente!