32 No seáis motivo de tropiezo ni a judíos, ni a griegos, ni a la iglesia de Dios;