28 Por tanto, examínese cada uno a sí mismo, y entonces coma del pan y beba de la copa.