31 Mas desead ardientemente los mejores dones. Y aún yo os muestro un camino más excelente.