21 Así que nadie se jacte en los hombres, porque todo es vuestro: