8 Pero la comida no nos recomendará a Dios, pues ni somos menos si no comemos, ni somos más si comemos.