8 Si decimos que no tenemos pecado, nos engañamos a nosotros mismos y la verdad no está en nosotros.