25 Y esta es la promesa que El mismo nos hizo: la vida eterna.