6 Haz, pues, conforme a tu sabiduría, y no permitas que sus canas desciendan al Seol en paz.