38 Y el profeta se fue y esperó al rey en el camino; se había disfrazado con una venda sobre los ojos.