12 Que los diáconos sean maridos de una sola mujer, y que gobiernen bien sus hijos y sus propias casas.