25 De la misma manera, las buenas obras son evidentes, y las que no lo son no se pueden ocultar.