6 Mas la que se entrega a los placeres desenfrenados, aun viviendo, está muerta.