11 para que Satanás no tome ventaja sobre nosotros, pues no ignoramos sus ardides.