20 Pero ante todo sabed esto, que ninguna profecía de la Escritura es asunto de interpretación personal,