14 Guarda, mediante el Espíritu Santo que habita en nosotros, el tesoro que te ha sido encomendado.