8 Por tanto, debemos acoger a tales hombres, para que seamos colaboradores en pro de la verdad.