24 Pero corra el juicio como las aguas y la justicia como una corriente inagotable.