23 Aparta de mí el ruido de tus cánticos, pues no escucharé siquiera la música de tus arpas.