3 y gritó a gran voz, como ruge un león; y cuando gritó, los siete truenos emitieron sus voces.