5 Tus dos pechos, como dos crías mellizas de gacela, que pacen entre lirios.