9 Porque toda la plenitud de la Deidad reside corporalmente en El,