18 Entonces el que tenía semejanza de hombre me tocó otra vez y me fortaleció,