27 Tampoco desampararás al levita que habite en tus ciudades, porque él no tiene parte ni heredad contigo.