31 En verdad, su roca no es como nuestra Roca; aun nuestros mismos enemigos así lo juzgan.