21 Tampoco tomes en serio todas las palabras que se hablan, no sea que oigas a tu siervo maldecirte.