14 Por esta causa, pues, doblo mis rodillas ante el Padre de nuestro Señor Jesucristo,